HOMENAJE

Prof. Dr. Hugo Dionisio Nano
15/12/1928 - 7/12/2020


La revista Archivos Argentinos de Oftalmología, publicación oficial de la Sociedad Argentina de Oftalmología, quiere homenajear al Prof. Dr. Hugo Dionisio Nano, en una faceta muy trascendente como la de productor de literatura científica.
Luego de graduarse como médico en la Facultad de Medicina, de la Universidad de Buenos Aires, en 1953, viajó a Estados Unidos a realizar su perfeccionamiento en oftalmología, en el New York Presbyterian Hospital-Weill Cornell Medical Center, con Harvey Allan Lincoff, considerado un pionero de la cirugía de retina moderna.
Allí conoció el sistema de formación profesional que constituían las residencias, y regresó con la idea de abrir una clínica de ojos.
En 1973 la construyó en San Miguel. A los pocos años creó la Fundación y las otras dos clínicas, en Morón y Olivos.
Fue jefe de la sección Retina del Hospital de Clínicas, coordinador de los Ateneos Clínico-Quirúrgicos de la SAO en el bienio 1973-74.
Presidente de la Sociedad Argentina de Oftalmología en 1985-1986, doctor en Medicina y Miembro de Honor de nuestra Sociedad y Honorario del Consejo Argentino de Oftalmología.
En los Archivos de Oftalmología de Buenos Aires, antecesora de esta revista, fueron publicados los trabajos científicos siguientes:
• La secuencia del desprendimiento de retina y su relación con la búsqueda de los desgarros. Nano HD, Giorgi AA. 1964. Abr; 39: 173-8.
• Intoxicación con pirimetamina (daraprim). Nano HD, Plaza A. 1967 Ago 42 (8): 224-9.
• Cirugía criogénica del desprendimiento de retina. Nano HD, Victorica L, Lincoff H. 1968 May (5): 110-7.
• Histología y anatomía, normal y patológica de la retina periférica. Nano HD, Courtis JM. 1968 Jun; 43 (6): 151-8.
• Hipotonía ocular. Nano HD, Roveda JM, Bustos A. 1970 Jul; 45 (7): 279-88.
• Retinosquisis periférica, degeneración macular cistoidea y perforación, desprendimiento de retina. Tratamiento quirúrgico. Roveda JM, Nano HD, Victorica LM, Korol S. 1970 Sep (9): 393-6.
• Técnicas e indicaciones del drenaje del fluido subretinal en el desprendimiento de retina. Nano HD, Roveda JM, Victorica LM Bustos A. 1970 Oct; 45 (10): 405-8.
• Indicaciones y técnica de vitrectomía. Nano H, Bustos A, Ferraro F. 1970 Oct 45 (10): 417-8
• Dispersión de pigmento en la cirugía del desprendimiento de retina. Nano HD, Roveda JM, Victorica LM, Ferraro F, Echeverria J. 1970 Oct; 45(10): 424-30.
• Lente de cámara posterior de Peyman. Maldonado Bas, A; Nano HD. 1981 Oct-Dic 56: 10-12: 229-40.
• Descompresión quirúrgica de las venas vorticosas por efusión uveal idiopática (presentación de un caso). Hugo D Nano, Omar Magnetto, Jorge Sailas. 1988 Jul-Sep 63: 114-7.

En otras revistas, nacionales e internacionales, fueron publicados:
• Aqueous and blood urea nitrogen levels after intravenous urea administration. Galin MA, Nano HD, Davidson RA. Arch Ophthalmol. 1961 Jun;65:805-7.
• Ocular zinc concentration. Galin MA, Nano HD, Hall T. Invest Ophthalmol. 1962 Feb;1:142-8.
• The significance of Intraocular Pressure Decay, following use of perilimbal suction cup. Galin MA, Baras I, Nano HD. Am J Ophthal 1962 Jun; 1: 927-32
• The water provocative test. Galin MA, Mestre C, Nano HD, Am J Ophthalmol. 1963. Oct ; 4 : 554-61.
• Cryosurgical treatment of retinal detachment. Lincoff HA, Mclean JM, Nano HD Trans Am Acad Ophthalmol Otolaryngol. 1964 may-jun;68:412-32.
• A new needle for scleral surgery. Lincoff HA, Nano H. Am J Ophthalmol. 1965 Jul;60:146-8.
• Scleral abscess. A complication of retinal detachment. Buckling procedures. Lincoff HA, Mclean JM, Nano HD. Arch Ophthalmol. 1965 Nov;74(5):641-8.
• Biopsia óptica de una ruptura pigmentario por medio de tomografía de coherencia óptica tridimensional. F Milanese; S Castro Feijoo; HD Nano. Oftalmol Clin Exp 2007;1: 40-42.
• Rapid assessment of visual impairment due to cataract and cataract surgical services in urban Argentina. Nano ME, Nano HD, Mugica JM, Silva JC, Montaña G, Limburg H. Ophthalmic Epidemiol. 2006 Jun;13(3):191-7.
• Risk factors of age-related macular degeneration in Argentina. Nano ME, Lansingh VC, Pighin MS, Zarate N, Nano H, Carter MJ, Furtado JM, Nano CC, Vernengo IF, Luna JD, Eckert KA. Arq Bras Oftalmol. 2013 mar-apr;76(2):80-4.

En 2016 recibió un Premio de la American Academy of Ophthalmology, en reconocimiento por los 30 años de “Lo mejor de la Academia en Español” creado junto al Dr. Albert Vaiser.
Fue un estudioso incansable y un Gran Maestro. Formó varias generaciones de médicos oftalmólogos, más de 170 médicos residentes, innumerables discípulos que se han destacado en diversas subespecialidades a lo largo de los últimos 40 años.
Nos dejó a todos muchas frases sabias: “No tratamos ojos enfermos, atendemos a personas con ojos enfermos”.
Repetía insistentemente sobre un concepto muchas veces olvidado, el de considerar que como médicos accionamos sobre cuatro pilares: Prevenir, Tratar, Curar y Rehabilitar.
Ante lo irremediable, debemos pensar que “la ceguera es parte de la Oftalmología”.
Toda la comunidad oftalmológica reconoce y valora su obra, el entusiasmo que transmitía y el gran espíritu renovador que lo caracterizó toda su vida.


Murió Hugo Dionisio Nano.
Murió un grande


Omar López Mato


Aquellos que tuvimos el privilegio de conocerlo, jamás lo olvidaremos.
Fue testigo y artífice de un tiempo heroico de la oftalmología argentina que él y su familia asistieron a ennoblecer.
Hombre curioso e inquieto, estuvo abierto al conocimiento médico cuando los progresos se daban en forma vertiginosa.
Sin embargo, Hugo se mantuvo al tanto de esos adelantos a los que también contribuyó.
Nada le fue ajeno, dentro ni fuera de la especialidad.
Fue maestro de maestros y enseñó abiertamente a todos los que se acercaron a abrevar de sus conocimientos que eran vastos y variados.
Desde los secretos de la retina que aprendió con Harvey Lincoff, hasta los primeros implantes intraoculares cuando eran tema de debates pasionales. Entonces Hugo comenzaba su exposición mostrando al célebre Spitfire y su cockpit astillado...
Mente brillante, le encantaba la polémica porque todo en él era pasión a fin de calmar su sed de conocimientos.
Astuto e inteligente, tenía la paciencia para escuchar a los que respetaba y el fuego para debatir, arte en el que se destacaba, no solo por su picardía sino por su vehemencia.
Crió una gran familia que supo continuar con dignidad su legado y la tradición de sus ancestros. Hoy sus hijos y nietos tienen la noble tarea de transmitir el brillo que Hugo supo difundir.
Tenía la sabiduría de discernir las sutilezas y analizar la realidad con ojo crítico, siempre atento a las variaciones de los tiempos y dimensiones de los hombres.
Me gusta pensar que ahora Hugo está a la diestra del buen Dios, saciando su curiosidad y preguntándole por qué creó un espacio virtual entre el epitelio pigmentario y las demás capas de la retina.
Hugo, que la tierra te sea leve.