Comparación de la eficacia entre la intubación monocanalicular con Masterka y bicanalicular con sonda de Crawford, en pacientes adultos

  • Mercedes Benavente Defferrari
  • Joaquín González Barlatay
  • Tomás Ortiz Basso
  • Rodolfo Vigo
  • Eduardo Jorge Premoli
Palabras clave: obstrucción del conducto lacrimonasal, Epífora, Masterka, Sonda de Crawford

Resumen

Este trabajo compara la cantidad de pacientes adultos con obstrucción baja de la vía lagrimal que mejoraron la epífora luego del tratamiento utilizando la intubación monocanalicular (IMC) con Masterka, versus los pacientes en que se realizó la intubación bicanalicular (IBC) con sonda de Crawford. Se realizó un estudio de cohorte retrospectivo en pacientes con obstrucción parcial y adquirida de la vía lagrimal baja tratados con IMC o con IBC. Se incluyeron 172 ojos (98 IBC y 74 IMC). En el grupo de IMC se incluyeron 16 hombres (35%) y 29 mujeres (65%), con una edad media de 66 (DE 14,9), IC 95% (62 - 71). La cantidad de días con sonda fue 102 (DS 55,05), IC 95% (83 - 121). La mejoría inicial fue del 91% (n=41). La mejoría al momento de la extracción de la sonda fue del 80% (n=32). Se registró una mejoría parcial a los 6 meses en el 53% de los pacientes (n=24), una mejoría total a los 6 meses en el 15% (n=11) y no mejoraron 31% (n=14). En el grupo de IBC se incluyeron 26 hombres (42%) y 35 mujeres (58%), con una edad media de 72 (DS 12,2), IC 95% (69 - 75). La cantidad de días con sonda fue 116 (DS 54,8), IC 95% (101 - 131). La mejoría inicial fue del 91% (n=56). La mejoría al momento de la extracción de la sonda fue del 79% (n=43). Se registró una mejoría parcial a los 6 meses en el 54% de los pacientes (n=33), una mejoría total a los 6 meses en el 14% (n=13) y no mejoraron 31% (n=19). Las sondas sirven para mejorar parcialmente la epífora a largo plazo. No encontramos diferencia entre Masterka y Crawford. Las principales ventajas de la primera técnica fueron la inserción más simple y la fácil extracción del tubo.

Publicado
2020-01-21